El chocolate reduce el riesgo de ictus [12-3-16]

by nutricion-adelgazar on 12/03/2016

in Nutricion

 

El chocolate reduce el riesgo de ictus

El chocolate es uno de esos alimentos hacia los que suele tenerse amor-odio. Si queremos bajar de peso es uno de los primeros alimentos que nos reducen, sin embargo, sus beneficios para la salud no dejan de sorprendernos cada día: previene el deterioro de la memoria, los problemas con el colon, la obesidad y la diabetes… Ahora, un nuevo estudio afirma que comer chocolate de forma habitual reduce nuestro riesgo de sufrir enfermedades cardiacas e ictus.

Los flavonoides del cacao, que en nuestro organismo tienen propiedades antioxidantes, producen un efecto beneficioso para las células endoteliales que rodean tanto el corazón como los vasos sanguíneos, por lo que son eficaces para todo tipo de enfermedades cardiovasculares.

El trabajo, que ha sido desarrollado por un equipo internacional de investigadores, se basó en una encuesta a casi 21.000 adultos sobre su estilo de vida y su dieta, concluyendo que consumir hasta 100 gramos al día de chocolate protegía el corazón y el cerebro de sufrir enfermedad cardiaca o ictus, reduciendo el riesgo hasta un 11% en comparación con los que no tomaban chocolate. En concreto, para el riesgo de ictus, el porcentaje de riesgo disminuía hasta un 23%. De los encuestados, el 20% afirmó no tomar nunca chocolate.

Una de las conclusiones llamativas del estudio, es que el efecto beneficioso se observó no solo en aquellas personas que consumían habitualmente chocolate negro, sino también en aquellas que tomaban chocolate con leche.

“Esto puede indicar que no sólo los flavonoides, sino también otros compuestos, posiblemente relacionados con la leche, como el calcio y los ácidos grasos, pueden proporcionar una explicación para esta asociación”, sugieren los científicos.

{ Comments on this entry are closed }

 

6 tips para que tu hijo tenga una nutrición saludable en el colegio y evite la obesidad infantil

Según cifras recientes de Jarden Corporation, un 30% de los niños que van al colegio no toman desayuno antes de salir a clases y sólo un 3,8% de los niños toma un desayuno completo.

terra.cl.-Daniela Ramírez

Acostarse tarde, levantarse tarde y saltarse el desayuno. Esta es la premisa de las vacaciones, uno de los malos hábitos alimenticios más comunes entre los mayores que también afecta a los más pequeños de la casa.  El desayuno es la comida más importante del día, sobre todo para quienes están en crecimiento.

Según cifras recientes de Jarden Corporation, un 30% de los niños que van al colegio no toman desayuno antes de salir a clases y sólo un 3,8% de los niños toma un desayuno completo.  “Ir a clases sin haber desayunado favorece la obesidad infantil y afecta el rendimiento escolar.  Estudios a nivel mundial reconocen el papel protector de algunos alimentos en el desarrollo del cerebro.  Los niños que acuden a clases sin haber desayunado a la larga no sólo engrosan las cifras de obesidad, sino que el hambre  los hará más susceptibles a consumir productos azucarados e industriales, a la larga presentarán mayores problemas óseos y musculares que sus compañeros que si desayunan y, en general, tienden a presentar baja autoestima”, comenta  Alejandra Espinoza, Gerente de Marketing de Oster Chile.

Una vez que los niños se reincorporen al colegio ¿Cómo ayudarlos a tener rutinas saludables de alimentación? Ya sea en un desayuno completo y en colaciones y snacks saludables y divertidos, Alejandra Espinoza entrega algunos tips.

1- Si bien es recomendable continuar con las rutinas de sueño, alimentación y ocio del día durante las vacaciones, se entiende que muchos niños y adultos suelen ser más libres en esta época.  Es por ello que se recomienda  comenzar con las rutinas una semana antes de volver al colegio o trabajo.  Retomar  horarios, comer saludable, tratar de incorporar nuevas recetas en nuestra dieta  y planificar las comidas.

2- Para  disfrutar de un día especial, y que el niño asuma con una mejor actitud el regreso a clases, es recomendable preparar un desayuno especial y delicioso para el primer día. También se recomienda que se planee la minuta semanal en conjunto con los niños, para que puedan aportar con sus preferencias.

3- Una buena alimentación les permitirá un descanso reparador.  Recordar que los niños son personas en constante crecimiento, por lo que necesitan una alimentación acorde a sus requerimientos nutricionales.

4- Orden en las comidas. En verano hay mucha improvisación, que si hoy comemos fuera, que si un helado, que si comemos más tarde. Con el colegio llegan las rutinas y eso implica también fijar unos horarios para comer.

5- Planear un “menú especial” para la primera semana: organizar las viandas o las comidas en casa de esa primera semana de clases invitándolo a que elija sus platos preferidos.

6- Al planear las actividades matutinas es fundamental revisar con el niño el paso a paso para no dejar el desayuno de lado por llegar a la hora.  Revisen ¿Cuánto tiempo necesita para prepararse para la escuela? ¿Es mejor dejar todo listo en la noche? De esta manera, se le enseña que si deja listo todo en la noche, tendrá más tiempo libre y estará menos atareado en las mañanas. Poco a poco aprenderá a administrar su tiempo mejor.

{ Comments on this entry are closed }

Para bajar de peso [22-2-16]

by nutricion-adelgazar on 22/02/2016

in Nutricion,Obesidad

 

Para bajar de peso

CON UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE, PODRÁS CONSEGUIR ELIMINAR ESOS KILOS QUE SOBRAN.

Con las prisas de la vida cotidiana, muchas veces es difícil alimentarse adecuadamente.

Para ello, existen alimentos que ayudan a que tu organismo esté saludable y además, puedas bajar de peso.

Una alimentación saludable siempre es beneficiosa para nuestro organismo.

Con una dieta adecuada prevenimos enfermedades e incluso podemos quemar grasa y perder peso.

PIMIENTA DE CAYENA

La clave es elegir los alimentos correctos. Checa qué comer para bajar de peso.

Por ejemplo, la pimienta de cayena es una especia que quema la grasa acumulada en el cuerpo. De hecho es muy popular entre las celebridades.

¿Cómo bajar de peso gracias a la pimienta de cayena? Fácil; la pimienta acelera tu ritmo cardiaco y te hace sudar, así apresuras el metabolismo y quemas grasa. Para que lo anterior resulte es necesario comerla con un alimento rico en proteínas como pescado.

Gengibre

El gengibre se usa en muchos tratamientos de belleza, porque es excelente para eliminar toxinas, mejora la circulación y quema grasa.

Mostaza

Si lo que te gusta es condimentar tus comidas, lo mejor es la mostaza, ya que acelera el funcionamiento del organismo favoreciendo la eliminación de las grasas. Por el contrario, la mayonesa hace el efecto contrario y no te permitirá perder peso.

Avena

Todos los cereales que contengan avena, provocan mayor sensación de saciedad y también disminuyen el colesterol. Es por eso que deben formar parte de tu dieta diaria.

BETABEL

Este vegetal contiene betanina, un componente que mejora el funcionamiento del riñón y, por lo tanto, elimina las grasas con mayor facilidad. Además se le considera un laxante natural.

Así que como verás, son alimentos ricos y saludables para tu organismo y lo mejor: bajarás de peso.

Canela

La canela acelera 20 veces más el proceso metabólico y reduce los niveles de azúcar.

Si mezclas 1/4 de una cuchara de canela con alguna fruta o con el café, será suficiente para perder peso.

Puedes tomar tu yogurt como todas las mañanas y agregarle media cucharadita de canela. Además de aportar un agradable sabor, te va a ayudar a bajar de peso. Otra opción es espolvorear un poco de canela sobre tus tostadas o tu cereal, es una muy rica combinación. Se dice que tomar un té de canela es muy beneficioso para la salud, por eso hierve dos rajitas de canela en una taza de agua y deja reposar por 15 minutos. Toma este té después de despertarte y antes de acostarte.

Hierve media cucharadita de canela en polvo con una cucharadita de miel en una taza de agua. De este preparado vas a tomar la mitad al levantarte y la otra mitad al acostarte.

Naranja

La naranja y todas las frutas cítricas como los limones, pomelos y limas son ricos en vitamina C, que es un quema grasa natural y efectivo.

Este componente es capaz de disolver la grasa acumulada en nuestro organismo, además de fortalecer el sistema inmunológico.

El consumo de naranja acelera el metabolismo, lo que hace de este cítrico un excelente alimento quema grasas.

Contiene mucha fibra lo que ayuda a depurar el organismo y a bajar de peso. Además es rica en vitaminas especialmente en vitamina C, oligoelementos y minerales como el calcio. Por todo ello el consumo de naranjas contribuye al correcto desarrollo de los huesos de los niños, combate el estrés y la depresión y es una gran aliada a la hora de afrontar gripes y catarros.

Té verde

Esta bebida es otro de los alimentos que te ayudan a perder peso.

El té verde contiene polifenoles que activan la actividad termogénica de nuestro organismo y promueve la quema de calorías sin mayor esfuerzo.

Puedes aprovechar una dieta adelgazante con varias tazas de infusión de té verde por día y de esa forma, aumentarás la pérdida de peso.

Para aprovechar al máximo los beneficios del té verde para perder peso, debes colocar la hierba de té verde en agua caliente, sin hervir, durante tres minutos, dejar reposar y después servir. De esta forma podrás obtener el máximo potencial de esta excelente y milenaria infusión.

Manzana

La manzana y los frutos del bosque en general contienen pectinas, las que absorben el agua y la grasa del cuerpo, de manera natural.

La manzana tiene muchas propiedades. Nos ayuda a desintoxicar el organismo, ya que tiene un efecto depurativo y diurético. Además logra reducir el colesterol malo (LDL) de la sangre y de esa manera ayudar a prevenir enfemedades coronarias.

A través de su consumo podemos controlar la presión arterial, debido a su contenido en potasio, y no podemos olvidarnos de sus propiedades para adelgazar, tanto por su bajo contenido calórico y su gran poder de saciedad, como por su efecto depurativo.

Lechuga

Al ser un alimento alto en hierro y magnesio, la lechuga ayuda a quemar la grasa extra que hay en nuestro cuerpo.

Es un alimento que posee una gran cantidad de propiedades nutritivas, esta compuesta por hierro, betacaroteno, sodio, pectina, fibra, lactucina, antioxidantes, calcio, fósforo, magnesio, potasio y vitamina A, vitamina E, vitamina C y vitamina B1, B2 y B3, entre otros elementos.

Es un elemento que podrás utilizar frecuentemente a la hora de poner en practica un régimen dietario para adelgazar debido a que no te aportará calorías. Ahora bien, también deberás tener presente que es un alimento utilizando por muchas personas para combatir malestares que puede sufrir el organismo.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio

Una investigación sugiere que estos productos podrían aumentar la ingesta de los omega 3 y otros ácidos grasos saludables

healthfinder.gov

Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gastando un poco más de dinero para comprar leche y carne orgánicas: estos productos son más saludables en varios aspectos que los productos convencionales.

“Las personas toman leche y carne orgánicas por 3 razones principales: un mejor bienestar de los animales, el impacto positivo en el ambiente que conlleva la agricultura orgánica y los beneficios percibidos para la salud. Pero se sabe mucho menos sobre el impacto en la calidad nutricional, de ahí la necesidad de este estudio”, dijo el líder del equipo, Carlo Leifert, profesor en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido, en un comunicado de prensa de la universidad.

“Varias de estas diferencias proceden de la producción orgánica del ganado, y se producen por diferencias en la intensidad de la producción, con animales criados en exteriores y alimentados con hierba que producen leche y carne que tienen consistentemente más ácidos grasos deseables, como los omega 3, y menos ácidos grasos que pueden fomentar las enfermedades cardiacas y otras enfermedades crónicas”, explicó.

Los investigadores revisaron estudios de todo el mundo. El análisis contó con 196 estudios sobre la leche y 67 sobre la carne. Los investigadores descubrieron que los productos orgánicos proporcionan unos niveles más altos de ácidos grasos beneficiosos, ciertos minerales esenciales y antioxidantes.

Por ejemplo, en comparación con los productos convencionales, tanto la leche como la carne orgánicas ofrecen un 50 por ciento más de ácidos grasos omega 3, según el estudio. La leche orgánica también proporciona un 40 por ciento más de ácido linoleico conjugado. La leche orgánica también tiene concentraciones ligeramente más altas de hierro, vitamina E y algunos carotenoides, reveló la investigación.

Pero la leche convencional tiene un 74 por ciento más de yodo mineral esencial y ligeramente más selenio, indicaron los autores del estudio.

La carne orgánica tiene unos niveles ligeramente más bajos de dos grasas saturadas que se asocian con un aumento del riesgo de enfermedades cardiacas, halló el estudio.

Los resultados de la revisión sugieren que empezar a consumir leche y carne orgánicas podría ayudar a aumentar la ingesta de las personas de ácidos grasos importantes nutricionalmente, señalaron los investigadores.

“Los omega 3 están asociados con la reducción de enfermedades cardiovasculares, con una mejora del desarrollo y funcionamiento neurológicos, y un mejor funcionamiento del sistema inmunitario”, comentó en el comunicado de prensa Chris Seal, profesor de alimentos y nutrición humana en la Universidad de Newcastle.

“Es difícil obtener lo suficiente a partir de la dieta”, añadió Seal. “Nuestro estudio sugiere que pasar a lo orgánico podría suponer una mejora en la ingesta de estos nutrientes importantes”.

El estudio fue publicado el 15 de febrero en la revista British Journal of Nutrition.

En un estudio anterior, el mismo equipo de investigación descubrió que las cosechas orgánicas y los alimentos procedentes de cosechas orgánicas tienen hasta un 60 por ciento más de antioxidantes clave y unos niveles más bajos de cadmio, un metal tóxico, que las cosechas convencionales.

“Hemos mostrado, sin lugar a dudas, que existen diferencias en la composición entre los alimentos orgánicos y los convencionales”, dijo Leifert. Vistos juntos, estos estudios “sugieren que empezar a comer fruta, verdura, carne y productos lácteos orgánicos proporcionaría unas cantidades significativamente más altas de antioxidantes dietéticos y ácidos grasos omega 3”, añadió.

Leifert dijo que se necesitan más estudios para estimar mejor las diferencias en la carne de diferentes animales de granja y con respecto a muchos componentes nutricionalmente importantes (las vitaminas, los minerales, los metales tóxicos y los residuos de pesticidas). Ahora mismo, dijo, hay demasiados pocos datos como para hacer comparaciones.

“Pero el hecho de que ahora haya varios estudios de cohorte de madres e hijos que vinculan el consumo de alimentos orgánicos con un impacto positivo para la salud muestra por qué es importante que se investigue con mayor profundidad el impacto que tiene para la salud humana el modo en que producimos nuestros alimentos”, concluyó Leifert.

La Comisión Europea, el cuerpo ejecutivo de la Unión Europea, y Sheepdrove Trust, una organización caritativa británica que respalda la investigación en la agricultura orgánica, financiaron en análisis.

{ Comments on this entry are closed }

__1-klip7

Tres claves para adelgazar cuando la dieta no es suficiente

¿Se vive en una dieta constante o se sigue una dieta saludable? La palabra ‘dieta’ suele identificarse con un cambio de alimentación temporal en el que se recortan calorías hasta acabar comiendo poco más que un plato de lechuga y un yogur. La otra forma de verla, es olvidando sus connotaciones negativas y tomando la palabra en su otro contexto: el de hábito alimenticio saludable sostenible en el tiempo, más eficaz a largo plazo que cualquier otra opción, ya que nadie puede, ni quiere, estar pasando hambre toda su vida.

Y es que Carlos Ríos Quirce, graduado en Nutrición humana y Dietética, detecta este problema en muchos de los pacientes que acuden a su consulta, preocupados por no poder restringir más los alimentos de su dieta y aún así, seguir sin bajar de talla. Él lo denomina el enfoque reduccionista del ‘balance energético’, es decir, bajar las calorías todo lo posible para gastar más de lo que consume. Un abordaje, en su opinión, “simplista y acabado en fracaso”.

Como es lógico, las calorías son un factor clave para perder grasa, pero también para la salud. Por eso, el experto advierte que “si se somete al cuerpo a una alta restricción calórica durante mucho tiempo, este entrará en un estado de ‘alarma’, ralentizando el metabolismo y haciendo que el controlador del peso situado en el cerebro, el hipotálamo, reaccione valorando que no debe perder más y adaptándose a la dieta hipocalórica”. Es decir, como explica Carlos, es comprensible que haciendo lo mismo no se consigan resultados diferentes porque ¡el propio cuerpo se ha vuelto diferente!

Esto a su vez provoca cambios hormonales, como la disminución de la leptina o el aumento de cortisol, que complican aún más la pérdida de grasa. Pero no solo eso. La falta de energía y el cansancio continuo irán poco a poco haciendo más dura la rutina diaria y eliminando cualquier interés por hacer ejercicio. Sobre esto, el nutricionista recuerda lo importante que es mantener una masa muscular sana, principal ‘motor’ para quemar calorías y víctima de todos estos vaivenes metabólicos.

Pero, ¿y en qué termina todo este proceso? En un abandono de la dieta y en la espiral del temido ‘efecto rebote’. Decepcionada por la falta de progresos, la persona vuelve a su alimentación original pero con más hambre y el metabolismo más lento, lo que se traduce en un par de kilos extra con los que antes no contaba. Sin embargo, Carlos Ríos avisa que no está todo perdido, y que el estancamiento puede solucionarse atendiendo a tres enfoques:
 
Aprender a comer

Lo cual no quiere decir comer menos, sino mejor. Conocer qué efectos tiene lo que comemos en nuestro cuerpo y saber elegir los alimentos de manera equilibrada para aprovechar todos sus nutrientes. Este proceso no empieza en la cocina, es más, comienza desde la lista de la compra, que cuanto más natural y menos productos procesados y azúcares contenga, mejor.

Entrenar de manera personalizada

Si bien el ejercicio es imprescindible para la salud, tanto física como mental, hacerlo de manera correcta es igual de importante. Ni todas las personas necesitan el mismo tipo de entrenamiento, ni todas deberían hacerlo, ya que para conseguir un resultado óptimo, la actividad física debe ir enfocada a las aptitudes y gustos de quien la practica. Así no solo se disfruta con el deporte, sino que también se evitan lesiones y posibles abandonos.

Mantener una actitud positiva

La motivación es esencial para empezar cualquier proyecto, y más aún si se trata de un estilo de vida. El entorno, las personas que lo conforman y unas expectativas sanas y realistas son los cimientos de cualquier cambio.

En definitiva, no importa tanto contar calorías sino saber elegirlas, proporcionarle al cuerpo la energía que necesita y no olvidar el ejercicio como apoyo fundamental de cualquier plan alimenticio. En una buena dieta no hay alimentos prohibidos sino actitudes incorrectas.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Los pacientes de cirugía para la obesidad con frecuencia podrían tener trastornos de salud mental

Pero las afecciones del estado de ánimo no parecen afectar a la pérdida de peso postquirúrgica, señala un estudio

healthfinder.gov

Muchas personas que se someten a una cirugía por una obesidad grave podrían también sufrir de afecciones de salud mental, en particular depresión y trastorno por atracón, encuentra una revisión reciente.

El análisis de 68 estudios encontró que casi una cuarta parte de los candidatos a una cirugía para la obesidad tenían un trastorno relacionado con el estado de ánimo, que por lo general era la depresión. Otro 17 por ciento sufrían de un trastorno por atracón, informan los investigadores el 12 de enero en la revista Journal of the American Medical Association.

La cirugía para la obesidad, que se conoce médicamente como cirugía bariátrica, puede ser una opción para las personas con un sobrepeso grave, por lo general de 100 libras (unos 45 kilos) o más.

Y aunque los médicos saben que los pacientes con frecuencia también tienen síntomas de salud mental, no ha estado claro qué tan común es este hecho, señaló el autor del estudio, el Dr. Aaron Dawes.

“Lo que nos sorprendió es que tanto la depresión como el trastorno por atracón se produjeran más del doble de veces que en la población general de EE. UU.”, dijo Dawes, residente de cirugía general de la Universidad de California, en Los Ángeles.

La buena noticia fue que la revisión no encontró una evidencia clara de que las afecciones de salud mental afectaran la pérdida de peso de los pacientes tras la cirugía.

Eso es reconfortante, dijo Dawes, porque esa posibilidad ha generado algunas preocupaciones.

Hay distintas formas de cirugía para la obesidad, pero en general todas alteran al tracto digestivo para limitar la cantidad de comida que una persona puede consumir. Dawes anotó que los candidatos a la cirugía deben comprometerse con una nueva forma de alimentación, tanto para perder peso como para permanecer sanos, y ha habido dudas sobre si las personas con una peor salud mental pueden manejar los cambios postquirúrgicos.

“Este análisis no respalda la idea de que a estos pacientes les vaya peor”, dijo Dawes.

Por otro lado, añadió, los hallazgos muestran la importancia de tomar en cuenta la salud mental de los candidatos a cirugía para la obesidad.

“Los médicos deben estar conscientes de que las afecciones de salud mental son comunes en estos pacientes, y remitirlos a tratamiento si es necesario”, planteó Dawes.

El procedimiento estándar conlleva que los pacientes realicen algún tipo de evaluación de salud mental antes de someterse a una cirugía para perder peso.

Lo normal es que la realice un profesional en salud mental, que entonces aconsejaría al equipo quirúrgico sobre cómo proceder si el paciente presenta una afección psiquiátrica, señaló el Dr. Bruce Wolfe.

Wolfe, vocero de la Sociedad de la Obesidad (Obesity Society), es cirujano bariátrico de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland.

“Los trastornos de salud mental sin duda son prevalentes entre los individuos con obesidad grave, así que la evaluación es importante”, dijo Wolfe, que no participó en el estudio.

Pero enfatizó que un diagnóstico de salud mental no descalifica de forma automática a una persona de hacerse la cirugía, como temen algunos pacientes.

Una persona con una depresión moderada se gestionaría de forma distinta que alguien que tiene pensamientos suicidas, por ejemplo, señaló Wolfe. El paciente suicida no sería un candidato para la cirugía. El paciente deprimido podría someterse a la cirugía y recibir terapia para la depresión, aunque aún queda la pregunta de si eso debe suceder antes o después de la cirugía, anotó.

En cuanto al trastorno por atracón, dijo, quizá pueda parecer como una afección que excluiría a las personas de una cirugía para la obesidad, dado que tienen que limitar su consumo de comida de forma estricta.

Pero como muestra la revisión actual, los estudios han encontrado que a las personas con el trastorno les va igual de bien que a otros pacientes, dijo Wolfe.

Eso podría deberse en parte a que algunos reciben terapia para sus atracones, comentó Wolfe. Pero dijo que la cirugía también tiene efectos sobre el sistema nervioso y el sistema hormonal que podrían ayudar a aliviar los atracones.

Según esta revisión, la gente con depresión también puede mejorar tras la cirugía. En siete estudios, la prevalencia de depresión se redujo entre un 8 y un 74 por ciento tras la cirugía. La gravedad de los síntomas depresivos de los pacientes también se redujo, entre un 40 a un 70 por ciento.

“No sugerimos que la gente se someta a una cirugía bariátrica para tratar la depresión”, aclaró Dawes. Pero, añadió, es alentador ver que la depresión se hace menos común tras la cirugía.

Según Dawes, el hecho de que las afecciones de salud mental fueran tan comunes en este estudio podría ayudar a aliviar pate del “estigma” que los pacientes podrían sentir.

“No está solo”, dijo.

Wolfe se mostró de acuerdo. “Las afecciones de salud mental se deben considerar como otra comorbilidad potencial de la obesidad grave, igual que la diabetes o la hipertensión”, planteó.

{ Comments on this entry are closed }

 

La forma de masticar afecta a la nutrición

Masticar bien la comida mejora la digestión, ayuda a bajar de peso y afecta considerablemente el valor nutritivo de los alimentos. ¿Pero qué es masticar bien? Mitos, curiosidades y consejos para dejar de comer a toda velocidad y prestarle más atención a la forma en que triturás los bocados.

Algunos manuales de alimentación recomiendan masticar cada bocado de 30 a 40 veces, otros incluso hasta 80 veces, una exageración que da lugar a subestimar el tema. No hay un número específico de veces que se deba masticar cada bocado y algunos alimentos requieren más masticación que otros. Sin embargo, la mayoría de las personas mastica sólo de 5 a 7 veces lo que come, y lo hace a toda velocidad.

La digestión comienza en la boca

Como mostraban las láminas escolares, la digestión no empieza en el estómago sino en la boca y masticar bien el primer bocado ayuda a digerir los alimentos, en primer lugar, porque las enzimas digestivas de la saliva descomponen los almidones en azúcares simples. De hecho, si se mastica un pedazo de pan por un rato largo se puede comprobar que se pone dulce. Masticando durante un minuto se pueden digerir hasta la mitad del almidón, incluso antes de tragar.

La saliva además contiene otras enzimas para digerir la grasa que comienzan con el proceso de descomposición de los alimentos. El acto de masticar, junto a la estimulación de los receptores del gusto y el olfato, también activan la producción del ácido estomacal y los jugos pancreáticos a lo largo del tracto digestivo, preparando el sistema para la secuencia completa.

Y finalmente, al masticar bien los alimentos se obtienen pedazos más pequeños de manera que al tragarlos, los ácidos del estómago pueden actuar mejor. Este ácido descompone las proteínas en pequeñas moléculas más digeribles y también mata las bacterias y otros agentes patógenos que puedan estar en la comida.

Obtener lo mejor de la comida

Si se digieren mejor los alimentos, se obtienen más nutrientes de ella. Un estudio del Centro de Nutrición humana Clermont-Ferrand-Theix, en Francia, demostró que la masticación aumenta la cantidad de proteínas que el cuerpo puede absorber de los alimentos y poner a disposición de la formación muscular. También algunas vitaminas y minerales están disponibles para la absorción, especialmente de frutas y verduras crudas, cuando más se las mastica, de acuerdo a otro relevamiento, esta vez del laboratorio de Tecnología y Alimentos de la Universidad Leuven, en Bélgica.

Como lo explicó el doctor Richard Wrangham en su entrevista con Cukmi, cocinar los alimentos tiene algunos de los mismos efectos liberadores de nutrientes que masticar a fondo. Pero también las grasas se absorben en mayor cantidad en los alimentos que contienen grasa y fibra, como los frutos secos, al masticar.

Las calorías y el índice glucémico

Una mejor digestión y absorción de alimentos significa que también se van a obtener más calorías de los alimentos. Aunque es difícil calcular con exactitud cuántas calorías de más se pueden absorber por masticar bien; aunque en definitiva no tendría mucho sentido, ya que por cada cinco segundos de masticación se queman esas calorías adicionales.

La conversión de los almidones en azúcares simples al masticar a fondo los alimentos también aumenta el índice glucémico de los alimentos (un número que expresa la cantidad de carbohidratos y su velocidad de digestión y absorción en alimentos y personas específicas). En pocas palabras, masticar bien un trozo de pan o un bocado de pasta podría aumentar el azúcar en sangre más que si estos almidones se mastican mal.

Qué pasa con la dieta

Sin embargo, masticar cada bocado de comida más veces puede ayudar a perder peso: al masticar más en realidad se está comiendo más despacio y esto les da a las hormonas de la saciedad la oportunidad de llegar al cerebro antes de pedir el segundo plato.

Otros estudios sobre la textura de los alimentos descubrieron que los bocados más pequeños y masticados durante más tiempo reducen en un tercio la ingesta total de alimentos, y esto compensa algunas de calorías extra que se liberan en la masticación. Comer porciones más pequeñas también impacta en los niveles de azúcar en la sangre, incluso más que el cambio en el índice glucémico de un alimento que produce la masticación.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Haber sufrido sobrepeso en el pasado aumenta el riesgo de daño cardíaco

vitonica.com

Sabemos que obesidad y sedentarismo son problemas de salud que incrementan el riesgo de sufrir ciertas enfermedades, como aquellas de tipo cardiovascular. En el estudio al que hacemos referencia se valoró una amplia población tomando datos sobre su peso y riesgo de daño cardiovascular con el objetivo de conocer más sobre factores de riesgo de este tipo de enfermedades.

El estudio, publicado recientemente, puede ser consultado online (resumen en inglés). En esta investigación se tomaron datos durante 32 años a un total de 72484 mujeres, valorando la relación entre el índice de masa corporal y el estado de salud, obteniendo unos interesantes resultados.

Durante los 32 años que duró el estudio, hubo más de 400 muertes por problemas cardíacos súbitos, en torno a 1300 muertes por enfermedades cardíacas y unos 2300 ataques al corazón que no provocaron la muerte.

Con los datos tomados, se comprobó que el riesgo de muerte aumentó en las mujeres con mayor sobrepeso; sin embargo, también encontraron que había bastante riesgo de muerte por enfermedad cardíaca en mujeres que tenían exceso de peso al comienzo del estudio, hubieran perdido peso o no.

Es decir, que haber padecido obesidad o sobrepeso en la juventud se relacionó con mayor riesgo de sufrir problemas cardíacos, aunque ese sobrepeso se viera reducido. Por lo tanto los investigadores señalan que los antecedentes personales de sobrepeso u obesidad deberían ser tenidos en cuenta a la hora de valorar el riesgo cardiovascular.

Los investigadores resaltan la importancia de cuidar el peso corporal y los hábitos saludables a lo largo de toda la vida, y hacen hincapié en que la obesidad puede dejar huella, por lo que personas que hayan sufrido sobrepeso u obesidad pero que hayan perdido peso en la actualidad, deben cuidar su salud cardiovascular y potenciar los hábitos saludables, para conseguir una reducción eficaz de los problemas de salud relacionados con haber sufrido obesidad en el pasado.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas